Epidemia de ébola en África: experiencia médica cubana en esta emergencia sanitaria internacional (VI)
COMUNICACIÓN

 

Epidemia de ébola en África: experiencia médica cubana en esta emergencia sanitaria internacional (VI)

 

Ebola epidemic in Africa: Cuban medical experience in this international health emergency (VI)

 

 

Rafael Rufino Corona Pérez

Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara. Cuba.

 

 


RESUMEN

Concluida la preparación de los profesionales cubanos con la evaluación de la Organización Mundial de la Salud que autorizaba el trabajo en los hospitales para el tratamiento del ébola y con la terminación del hospital inglés de Kerry Town, comenzó la brigada a combatir la epidemia el 5 de noviembre 2014; progresivamente se fueron sumando compatriotas a medida que se terminaban otros hospitales. Finalizado diciembre toda la brigada se encontraba laborando junto al personal nativo, sin otra participación extranjera. Se expone la cooperación entre la Organización Mundial de la Salud, el Ministerio de Salud de Sierra Leona, el decisivo apoyo de la embajada cubana, del centro de dirección para el enfrentamiento al ébola del Ministerio de Salud Pública de Cuba y la organización de su Partido Comunista en beneficio de una eficiente atención integral que permitiera el exitoso cumplimiento de la misión planteada por la humanidad en tiempos de contingencia.

DeSC: enfermedad por el virus de ébola, saneamiento en desastres, emergencias en desastres, asistencia internacional en desastres, educación médica.


ABSTRACT

After the preparation of the Cuban professionals with the evaluation of the World Health Organization that authorized the work in the hospitals for the treatment of Ebola and with the termination of the English hospital of Kerry Town, the brigade began to fight the epidemic on the 5th of November 2014; progressively more compatriots were added as other hospitals were completed. At the end of December, the entire brigade was working together with the native staff, without any other foreign participation. The cooperation among the World Health Organization, the Ministry of Health of Sierra Leone, the decisive support of the Cuban embassy, the Ebola confrontation center of the Ministry of Public Health of Cuba and the organization of its communist Party is presented for the benefit of efficient comprehensive attention that would allow the successful fulfillment of the mission proposed by humanity in times of contingency.

MeSH: hemorrhagic fever, ebola, disaster sanitation, disaster emergencias, international assistance in disaster, education, medical.


Nota editorial

La participación de los profesionales cubanos de la salud en la campaña mundial contra el ébola representó un hecho sin precedentes en la historia de la humanidad, en la historia de Cuba y, en particular, en la historia de la medicina cubana que demanda ser investigada y divulgada. Sus aportes y experiencias deben ser introducidos en los programas de estudio de pregrado y posgrado no solo por los aspectos históricos, sino por su impacto en las ciencias médicas y por ser un grave problema de salud que dista mucho de estar resuelto. Las condiciones que originaron la enfermedad permanecen intactas. A partir del volumen 9, No. 2 de 2017, la revista EDUMECENTRO publica un grupo de artículos bajo el título: Epidemia de ébola en África: experiencia médica cubana en esta emergencia sanitaria internacional, cuyo autor principal es el Dr. Rafael Rufino Corona Pérez, integrante del Contingente Internacional Especializado en Situaciones de Desastres y Graves Epidemias "Henry Reeve" y profesor de la Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara, quien redacta sus experiencias como testimonios vívidos de lo acontecido en esos meses, donde el intelecto, la perseverancia, la valentía y la lucha por la vida se impusieron ante el desastre sanitario y se proclamaron victoriosos. En estas comunicaciones se ha respetado la redacción en primera persona por la implicación psicológica de los hechos que se narran en la personalidad del mencionado doctor.


Editorial Note

The participation of Cuban health professionals in the global campaign against ebola was an unprecedented event in the history of humanity, in the history of Cuba, and in particular in the history of Cuban medicine that demands to be studied, researched and divulged. Their contributions and experiences should be introduced in undergraduate and postgraduate study programs not only because of the historical aspects, but also because of their impact in the medical sciences and because it is a serious health problem that is far from being solved, so outbreaks of the deadly disease are possible, since the conditions that originated it remain intact. From volumen 9, No. 2 on, EDUMECENTRO journal has published a group of articles under the title: Epidemic of Ebola in Africa: Cuban medical experience in this international health emergency, authored by Dr. Rafael Rufino Corona Perez, member of the "Henry Reeve" International Specialized Contingent in Disaster Situations and Severe Epidemics and professor of Villa Clara University of Medical Sciences, who writes his experiences as vivid testimony of what happened in those months, where the intellect, perseverance, courage and struggle for life prevailed facing the health disaster and were proclaimed victorious. In these research paper has been respected the writing in first person by the psychological implication of the facts that are narrated in the personality of the mentioned doctor.


 

 

La Brigada "Henry Reeve" en Sierra Leona enfrenta la epidemia en las zonas rojas

Un mes después del arribo de la brigada a Sierra Leona, los cooperantes radicados en el Hotel Compañero ya habían cumplido los requisitos exigidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS)1 y fueron evaluados satisfactoriamente para iniciar el trabajo en los hospitales donde se combatía el ebola. Concluida la construcción y avituallamiento del hospital del ejército inglés en Kerry Town, quedó inaugurado el día 4 de noviembre de 2014, con la presencia del Dr. Ernest Bai Koroma, presidente de Sierra Leona, representantes de la Organización de Naciones Unidas, la OMS, "Save the Children", diplomáticos y militares ingleses, el embajador cubano y los dirigentes de la Brigada "Henry Reeve", como se observa en las figuras 1 y 2.

En el hotel Compañero residía el personal que comenzó a trabajar el día 5 de noviembre. Los enfermos de ébola provenían de los centros de colección en la capital y varios hospitales. Por la atención y calidad de los servicios creció el prestigio de los profesionales cubanos de la salud, y especialmente por el éxito de la curación del Dr. Félix Báez, ante lo cual fue desapareciendo la desconfianza de la población generada por la deficiente atención hospitalaria en el país africano.

La preparación de los brigadistas priorizó el manejo del equipo de protección individual que incluía el traje de una pieza, máscara facial, espejuelos, botas y guantes.2 Las reglas de seguridad y la conducta a seguir en las áreas de recepción y clasificación y en la sala de atención a enfermos conocida como zona roja, fueron la base de la preparación; se ejercitaron los pasos para la entrada y salida de ella, las exigencias para la desinfección final y la forma de quitarse el equipo de protección individual. La comunicación con el personal local requirió entrenamiento por el deficiente dominio del idioma inglés.

El personal de asistencia durante noviembre y diciembre fue exclusivamente cubano y el jefe médico del hospital fue el Dr. Ramiro Guedes, médico internista de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) quien también estaba al frente del Hotel Compañero.

En el hotel Mariam radicaba la dirección de la brigada y el grupo designado para el hospital pediátrico "Ola Düring" situado en el centro de la ciudad, el cual se transformó en centro colector (Holding Center) para clasificar y brindar atención de urgencia a niños que luego se remitían al hospital nacional o a Kerry Town.

El llamado Centro de Tratamiento de Ébola (CTE) de Waterloo/Addra, con 66 camas, inició su labor el 20 de diciembre de 2014; allí fueron atendidos niños y adultos, y sus colaboradores médicos residían en el hotel Fat Lee y en el Yamasokro, en este último también se alojaba una parte de los trabajadores de Kerry Town. En Port Loko se encontraban 43 colaboradores en el hotel Confort Guest House quienes trabajaron con la organización estadounidense "Partners in Health3 en el CTE Maforqui New, de 106 camas, que abrió sus puertas el día 15 de diciembre de 2014. En la figura 3 se puede ver a cubanos y norteamericanos juntos en la misión humanitaria encomendada.

Cerca de los hoteles Mariam, Compañero y Maforqui New se habilitaron salas especiales de aislamiento para febriles sospechosos de ébola, no así Fat Lee y Yamasokro, cercanos al hotel Compañero. La figura 4 muestra una de ellas.

El 3 de mayo 2015, el periódico Granma publicó, en su primera página, una noticia que puede ser leída en la figura 5, motivo de inmenso júbilo para toda la brigada:

La distribución en centros distantes dificultaba la atención a los colaboradores por lo que el consejo de dirección de la brigada aprovechaba todas las oportunidades para hacer visitas conjuntas o por dúos, en las que siempre estuvo presente la exploración, el control de los recursos materiales, el abastecimiento de medicamentos y medios médicos y el trabajo político-partidista basado en la comunicación permanente con la militancia, con los jefes y con los colaboradores. Se estableció una rendición de cuentas económica mensualmente cuyo responsable era el especialista de cada área.

Aseguradas las unidades con los medios de trabajo, las comunicaciones, el transporte, el traslado a los hospitales y el control periódico de las existencias y el estado de los equipos, la misión principal del grupo dirigente fue atender la salud de los colaboradores y el abastecimiento de recursos médicos.

Los reportes sobre la asistencia médica se informaban a diario desde las ubicaciones permanentes y se responsabilizó con ella a los jefes. Fueron designados un clínico y un epidemiólogo en cada lugar. Las funciones principales del epidemiólogo fueron: el pesquisaje diario de febriles y de cualquier patología apreciable, el control de la calidad de los alimentos, el abastecimiento de agua suficiente y con calidad, el lavado obligatorio de las manos, exigir la limpieza y desinfección diaria de las habitaciones, el control del personal de los hoteles a través de sus dueños, el reporte diario de enfermedades incluyendo el parte de ébola, el control ambiental y el proceso de trabajo en los hospitales; por su parte los clínicos atendían a todo colaborador sospechoso de enfermedad y reportaban diariamente nombre, edad, profesión, criterio sobre el estado del paciente y tratamiento impuesto o necesidad de cooperación con otras instituciones para la atención médica. Asumieron la entrega y control de los medicamentos de su área y la información semanal sobre el consumo, existencias y necesidades de acuerdo con los diagnósticos realizados y los tratamientos impuestos.

La atención urgente se coordinó con la clínica de la Organización de Naciones Unidas y con la ONG italiana "Emergency". Su efectividad se comprobó muy pronto pues un sábado en la madrugada el colaborador Emmanuel Vigil, radicado en el hotel "Sea Side", se trasladó al hospital italiano donde fue operado con urgencia por una apendicitis aguda; resultaron exitosos el acto quirúrgico y su evolución. Los médicos que asumieron la intervención fueron el Dr. Illionis y Dr. Segura, cirujano y anestesista de la brigada.

Las consultas de especialidades se realizaban en el hospital nacional del Minsa (Conaught) coordinadas por Patrick don Davies, estomatólogo graduado en Cuba, quien también atendió todas nuestras necesidades de Estomatología, y por el fisioterapeuta Ismael, también graduado en Cuba. Los casos de Dermatología los atendía la jefa de la brigada permanente, los de ORL, Psiquiatría y Psicología fueron atendidos por especialistas de la brigada médica cubana.

Con el Grupo de Dirección del ébola del Minsap había una comunicación permanente sobre el estado de salud de los colaboradores; y el consumo, existencias y necesidades de medicamentos se gestionaban mensualmente hasta suplir toda la demanda pues la satisfacción de las necesidades fue óptima. Solo se compraba lonard-DS (arthemeter-pirimetamina), muy efectivo en el tratamiento de la malaria no existente en Cuba. Su distribución se efectuaba semanalmente o por urgencias y respondía a las necesidades particulares de cada residencia donde disponían de los recursos necesarios de acuerdo con su cuadro de salud.

La malaria disminuía por la profilaxis con doxiciclina, sustituida a veces por fansidar o mefloquina cuando se producían diarreas por disbacteriosis por efecto prolongado de la doxiciclina. En ocasiones se presentaban casos febriles con síntomas respiratorios o digestivos que no cedían con los tratamientos habituales y tenían un comportamiento atípico que respondían rápidamente tratándolos con lonard-DS por lo que valoramos estos síntomas como formas de presentación del paludismo.

Durante toda la campaña fue un sentimiento constante la convicción del compromiso con el pueblo cubano, pues nos inspiraba su heroísmo histórico y cotidiano. No podíamos hacer más que cumplir con el mandato de la Patria guiados por la dirección histórica de la Revolución y el Partido Comunista de Cuba.

 

Declaración de intereses

El autor declara no tener conflicto de intereses.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. OMS. Enfermedad por el virus del ábola: preparación y respuesta para la introducción en las Américas. [Internet]. 2014 [citado 14 Abr 2018; actualizado 5 Sep 2014]. Disponible en: http://www.who.int/csr/disease/ebola/preparacion-respuesta-ebola-americas.pdf

2. OMS. Enfermedad por el virus del Ebola: Seguridad y Salud en el Trabajo - Nota informativa conjunta OMS/OIT dirigida a los trabajadores y a los empleadores. [Internet] 2014 [citado 14 Abr 2018; actualizado 9 Oct 2014]. Disponible en: http://www.who.int/occupational_health/publications/ebola_osh/es/

 

 

Recibido: 3 de mayo de 2018.
Aprobado: 4 de mayo de 2018.

 

 

Rafael Rufino Corona Pérez. Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara. Cuba. Correo electrónico: rafaelcorona@infomed.sld.cu

Añadir comentario