Epidemia de ébola en África: experiencia médica cubana en esta emergencia sanitaria internacional (VII)
COMUNICACIÓN

 

Epidemia de ébola en África: experiencia médica cubana en esta emergencia sanitaria internacional (VII)

 

Ebola epidemic in Africa: Cuban medical experience in this international health emergency (VII)

 

 

Rafael Rufino Corona Pérez

Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara. Cuba.

 

 


RESUMEN

La brigada "Henry Reeve" acumulaba mes y medio de experiencia en el enfrentamiento al ébola en el hospital inglés de Kerry Town donde realizaba importantes aportes al protocolo de tratamiento de la enfermedad, y abría el camino a la participación de profesionales de diferentes países en la campaña, por lo que alcanzaba reconocimiento de las autoridades y de la población local, y en general, en todo el mundo ante la expectativa generada por el alcance de la epidemia. La repentina enfermedad y el desenlace fatal ocurrido al Lic. Reinaldo Villafranca Antigua creó una verdadera conmoción que se expresó en solidaridad, reconocimiento y apoyo a la colaboración médica cubana. Este artículo comparte la experiencia vivida ante el doloroso deceso y expresa agradecimiento infinito a los que nos acompañaron en aquellos tristes días por la pérdida de nuestro querido compañero.

DeSC: enfermedad por el virus de ébola, saneamiento en desastres, emergencias en desastres, asistencia internacional en desastres, educación médica.


ABSTRACT

The "Henry Reeve" brigade accumulated a month and a half of experience in the Ebola confrontation at the English hospital in Kerry Town where it made important contributions to the treatment protocol of the disease, and paved the way for the participation of professionals from different countries in the campaign, for which it achieved recognition from the authorities and the local population, and in general, all over the world in the face of the expectation generated by the scope of the epidemic. The sudden illness and the fatal outcome of RN. Reinaldo Villafranca Antigua created a real commotion expressed in solidarity, recognition and support for Cuban medical collaboration. This article shares the experience of the painful death and expresses infinite gratitude to those who accompanied us in those sad days for the loss of our beloved workmate.

MeSH: hemorrhagic fever, ebola, disaster sanitation, disaster emergencias, international assistance in disaster, education, medical.


Nota editorial

La participación de los profesionales cubanos de la salud en la campaña mundial contra el ébola representó un hecho sin precedentes en la historia de la humanidad, en la historia de Cuba y, en particular, en la historia de la medicina cubana que demanda ser investigada y divulgada. Sus aportes y experiencias deben ser introducidos en los programas de estudio de pregrado y posgrado no solo por los aspectos históricos, sino por su impacto en las ciencias médicas y por ser un grave problema de salud que dista mucho de estar resuelto. Las condiciones que originaron la enfermedad permanecen intactas. A partir del volumen 9, No. 2 de 2017, la revista EDUMECENTRO publica un grupo de artículos bajo el título: Epidemia de ébola en África: experiencia médica cubana en esta emergencia sanitaria internacional, cuyo autor principal es el Dr. Rafael Rufino Corona Pérez, integrante del Contingente Internacional Especializado en Situaciones de Desastres y Graves Epidemias "Henry Reeve" y profesor de la Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara, quien redacta sus experiencias como testimonios vívidos de lo acontecido en esos meses, donde el intelecto, la perseverancia, la valentía y la lucha por la vida se impusieron ante el desastre sanitario y se proclamaron victoriosos. En estas comunicaciones se ha respetado la redacción en primera persona por la implicación psicológica de los hechos que se narran en la personalidad del mencionado doctor.


Editorial Note

The participation of Cuban health professionals in the global campaign against ebola was an unprecedented event in the history of humanity, in the history of Cuba, and in particular in the history of Cuban medicine that demands to be studied, researched and divulged. Their contributions and experiences should be introduced in undergraduate and postgraduate study programs not only because of the historical aspects, but also because of their impact in the medical sciences and because it is a serious health problem that is far from being solved, so outbreaks of the deadly disease are possible, since the conditions that originated it remain intact. From volumen 9, No. 2 on, EDUMECENTRO journal has published a group of articles under the title: Epidemic of Ebola in Africa: Cuban medical experience in this international health emergency, authored by Dr. Rafael Rufino Corona Perez, member of the "Henry Reeve" International Specialized Contingent in Disaster Situations and Severe Epidemics and professor of Villa Clara University of Medical Sciences, who writes his experiences as vivid testimony of what happened in those months, where the intellect, perseverance, courage and struggle for life prevailed facing the health disaster and were proclaimed victorious. In these research paper has been respected the writing in first person by the psychological implication of the facts that are narrated in the personality of the mentioned doctor.


 

 

Continuidad de la labor de la Brigada Henry Reeve en Sierra Leona. La muerte de Reynaldo Villafranca Antigua (Coqui).

El sábado 17 de enero el Dr. Ramiro Guedes, médico internista y jefe del grupo del Hotel Compañero, me llamó con urgencia para informar, como estaba establecido para los casos que presentaran algún problema de salud, que el compañero Reynaldo Villafranca (Coqui) se encontraba enfermo con fiebre alta, había sido valorado inicialmente de infección por ébola o paludismo, por lo que fue aislado de inmediato en el hotel. En unos minutos llegué hasta allí pues era sábado y ya oscurecía, por lo que había poco tráfico en ese trayecto que habitualmente era muy concurrido.

Al llegar a la habitación de Reinaldo, el cual puede ser identificado en la figura 1, hablé con el Dr. Ramiro quien me describió el cuadro clínico muy preocupado por apreciar que comenzaba a presentar toma de la conciencia. Le hicimos el test de malaria y dio positivo a Plasmodium Falciparum por lo que pensé iniciar el tratamiento con Lonard-DS, un derivado de la Artemisa con Pirimetamina, por vía oral, que era lo disponible, y en un primer momento de los casos había dado muy buenos resultados, pero ante el agravamiento rápido de su estado se decidió llevarlo al hospital de Kerry Town, localizado a pocos minutos, donde trabajaban los brigadistas cubanos junto a los ingleses. El test para ébola resultó negativo y a pesar del esmerado cuidado que se le brindó en el hospital falleció al final de la mañana del próximo día por la peor complicación de la enfermedad: la malaria cerebral.

En realidad Coqui ocultó los síntomas minimizándolos para no dejar de trabajar y cuando acudió al Dr. Ramiro para pedirle que no lo dejara morir ya su estado era muy grave, y no fue posible evitar el fatal desenlace. Recordaré siempre la expresión de dolor y disgusto de Ramiro aquella noche pues le tenía gran aprecio a Coqui.

Esa noche, al regresar al Hotel Mariam le comuniqué a la dirección de la brigada lo inevitable de la muerte de nuestro hermano, y desde ese momento nos pusimos en función de enfrentar la situación comunicándola al encargado de negocios, al puesto de dirección en Cuba, a la dirección de la OMS, al MINSA, de Sierra Leona, y a todo el personal de la brigada, pues sabíamos que comenzaría todo un proceso de gestiones para aplicar el convenio firmado con la OMS y los trámites para el funeral y enterramiento del colaborador pues sabíamos que sus restos debían permanecer en ese país al menos durante 5 años.

El periódico Granma publicó el 18 de enero de 2015, la siguiente nota informativa del Ministerio de Salud Pública:

En el día de hoy 18 de enero a las 7:00 a.m. hora de Cuba, 12:00 m. hora de Sierra Leona, falleció el colaborador Reinaldo Villafranca Antigua, Licenciado en Enfermería, a la edad de 43 años, del municipio Los Palacios en la provincia de Pinar del Río, a consecuencia de un paludismo con complicación cerebral.

La nota explica que el colaborador formaba parte de la Brigada Médica del Contingente "Henry Reeve", arribó a Sierra Leona el 2 de octubre para enfrentar la epidemia de ébola y fue ubicado en el centro de tratamiento de ébola de Kerry Town.

El Licenciado Reinaldo Villafranca Antigua trabajó por más de 10 años en el sector de la salud y de manera voluntaria dio su disposición para integrar el grupo de colaboradores que partieron al África Occidental -precisa la nota- y concluye agradeciendo a las autoridades de Sierra Leona, a la OMS y a la misión británica por la atención y seguimiento ofrecidos al colaborador, y transmitió las más sentidas condolencias a sus familiares.1

Durante todo el doloroso proceso de gestiones y coordinaciones con la OMS, MINSA y gobierno local de Free Town acompañé al jefe de la brigada. En la morgue tuvimos el apoyo invaluable del Dr. Patrick don Davies, estomatólogo graduado en Cuba, quien conocía perfectamente el hospital y resultó insustituible en la tramitación del funeral y el lugar para el enterramiento en el cementerio local. Nos acompañaron también Andy Mason y algunos miembros de la organización Save the Children durante los procedimientos en la morgue del hospital Conaught, y después en el traslado y ceremonia de sepultura en el cementerio.

El funeral se efectuó en horas de la tarde del 23 de enero en el Hotel Compañero. En su patio se desplegaron todos los recursos necesarios para la ceremonia de despedida. El apoyo recibido de la dirección del hotel y de todas las organizaciones relacionadas con la brigada durante la preparación y la realización del funeral fue realmente impresionante. Todos sus miembros se reunieron en pleno para la ceremonia, y los representantes de las distintas organizaciones e instituciones rindieron homenaje a Coqui realizando una guardia de honor. Algunas de las imágenes que constituyen evidencias históricas de ese momento son las figuras 2,3 y 4.

En la ceremonia expresaron sentidas palabras de reconocimiento y despedida representantes de la OMS, del MINSA, el Dr. Ramiro Guedes y el embajador cubano en Sierra Leona.

La muerte de Coqui afectó mucho a todos porque además de miembro de la brigada era un gran trabajador, y por su carisma personal muy querido por todos; ese suceso nos movilizó a elevar la vigilancia y el cuidado personal para cumplir con éxito la misión. Su muerte también impactó grandemente a los miembros de las organizaciones que enfrentaban junto a nosotros la fatal epidemia. Todos colaboraron de diferentes formas en el tratamiento y conservación de su cadáver, pompas fúnebres y enterramiento, por lo que debemos agradecer a Save the Children, al hospital Kerry Town, IHP, Emergency, Partners in Health, al dueño y al personal del hotel Compañero y naturalmente a la OMS, al MINSA y al gobierno de Sierra Leona el importante apoyo en esos difíciles días en los que participé junto al Jefe de la Brigada y al Encargado de Negocios en las múltiples gestiones realizadas.

La ceremonia de enterramiento fue realmente sentida por todos los allí presentes y se efectuó en la tarde del día 27 de enero en el cementerio de Free Town con una participación limitada a una representación de la brigada del Hotel Compañero y de las instituciones relacionadas con la brigada médica cubana. Se colocó una tarja como huella imborrable del sacrificio de los cubanos por la humanidad, la cual se aprecia en la figura 5.

A partir del 18 de enero, con la muerte de Reynaldo Villafranca (Coqui), se incrementó la exigencia en el uso de los antimaláricos; se asumía no solo como objetivo político y administrativo sino de dignidad por lo que no se presentaron más casos febriles durante el cumplimiento de la misión; situación que se mantuvo hasta cumplirse la cuarentena de toda la brigada a su regreso a la Patria, en Jagüey Grande.

Desde que nos incorporamos a la brigada para el enfrentamiento al ébola la muerte siempre fue una realidad posible para todos nosotros por la cantidad de agresiones y peligros que teníamos que enfrentar; pero cuando en realidad se presentó, nos golpeó con mucha fuerza la pérdida de ese compañero tan útil y querido~ solo consuela saber que se cumplió con el deber con la patria y con la humanidad aportando nuestro esfuerzo y dedicación en aras de un mundo mejor y más saludable.

 

Declaración de intereses

El autor declara no tener conflicto de intereses.

 

REFERENCIA BIBLIOGRÁFICA

1. Ubieta Gómez E. Zona Roja. La experiencia cubana del ébola. La Habana: Ediciones Abril; 2016.

 

 

Recibido: 5 de julio de 2018.
Aprobado: 5 de julio de 2018.

 

 

Rafael Rufino Corona Pérez. Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara. Cuba. Correo electrónico: rafaelcorona@infomed.sld.cu

 

 

Este artículo está publicado bajo la licencia Creative Commons

Añadir comentario